Seleccionar página

Editorial Enero: Mi palabra brújula para 2019

por | Ene 14, 2019 | Daily life, Editorial, Inspiration, Journal | 0 Comentarios

Hola, enero…

Bueno, ¡aquí estamos! Supongo que sería entre un poco hortera y un poco fuera de lugar ponerme a felicitar el año a estas alturas…  Así que lo que he venido a hacer en esta primera “carta editorial” del año es dar la bienvenida a la que será mi palabra guía para el 2019: INTUICIÓN.

kira-auf-der-heide-337223-unsplash

Pero, ¿por qué ahora?

Falta exactamente una semana para que llegue el “día más triste del año” según los medios de comunicación. Con esta amenaza de frente, he creído que la mejor manera de retomar mi relación con el teclado era, tomando claramente la delantera a ese “fatídico blue monday” para llegar a la semana que viene preparada, con casco y pinturas de guerra.

¿Te vienes conmigo?

Este finde es el primero que he visto anochecer como si de repente a las 4 de la tarde se desplomase el sol. Esto será así hasta marzo aproximadamente cuando, sin saber cómo, el sol volverá a ser un poco más fuerte y el drama bajo cero estará a punto de terminar.

Volvamos a la palabra del año. Desde que viajé a Madrid para pasar allí las Navidades, mi nivel de desconcentración ha alcanzado cotas máximas de “emparramiento”, salir de mis hábitos y mis rutinas me ha dejado cabeza abajo y estoy en pleno proceso de análisis y de planificación del año.

¿Cómo está el tema de cara a 2019?

Os voy a ser sincera: fueron dar las 00.00 del día 31 y tuve la sensación de entrar en el bosque de la bella durmiente… Y visto el panorama, lo único que se podía hacer era: “entrar a matar con con el hacha en la mano”.

ian-keefe-254876-unsplash
Todos los años busco una palabra que me inspire, como una brújula o una estrella polar. El año pasado, mi palabra funcionó a la perfección. Fue: make/hacer. Tirar por la calle de en medio y no decir que no a (casi) nada.

Así me he hecho fuerte gracias a la constancia. (Os confieso que ya necesitaba volver a soltar la chapa por aquí).

Este año, la palabra mágica no aparecía por ningún sitio. Por más que la buscase, no sabía cual debía ser mi guía. Estaba desorientada. No sabía cómo iba a enfrentarme a todos los nuevos proyectos y, mucho menos como mejorar los que ya estaban en marcha. Durante una semana me sentí super ansiosa pensando que perdía el tiempo cada minuto que no daba con “ese plan maestro” que a esas alturas ya debía tener.

Empecé a hacer croquis, timmings y listas para todo lo que quería hacer. Empecé cuadernos, tuve conversaciones conmigo misma y dibuje 10 hojas de ruta… Pero nada me hacía aclarar las ideas. Así que… Me senté en el suelo, abrí “el regalo” que mi amiga Berta me hizo por Navidad, cerré los ojos e inicie una meditación sencilla.

jd-mason-757201-unsplash

Después de 15 minutos, escribí en un papel la tormenta de ideas que tenía para 2019 vs. el aluvión de proyectos confirmados (e inminentes) y uno por uno los repase en voz alta.

Según los iba leyendo, iba observando como me sentía con respecto a cada uno de ellos, las sensaciones que me suscitaban tareas como “pintar la cocina” o “volver a tejer con la tricotosa“…

Cada una de esas ideas, tenía una reacción en mí y es así como he hecho criba de todos los planes del año impar.

Confiando en mi intuición, y con el estómago, es básicamente cómo he trazado mi “plan de acción” para 2019. Y ahora, creerme: me siento lista y cargada de energía.

¡Blue Mondays a mí!

Si eres nuevo por aquí: la editorial de cada mes… es un  post de “La News” en abierto para todos los lectores pero sin los links que suelo compartir. Si te ha gustado el post y te apetece llenar de arte e inspiración tu buzón cada lunes, suscríbete desde este enlace.

SUSCRÍBETE AHORA

Soraya García

Soraya García

knitter in command

 

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Share This