Seleccionar página

Hoy os hablo de PATREON. ¿Me invitarías a un café 2.0?

por | Dic 14, 2018 | Editorial, Inspiration | 10 Comentarios

Hola a  todos, hoy vengo a destapar una pequeña “caja de Pandora” que tarde o temprano tendrá que ser abierta, nos guste o no.

Este último año creo que podríamos decir que se ha producido una “explosión” de generación de contenidos en la comunidad tejeril española. Esto ha generado un  montón de gente que ha abierto podcasts, otro montón de gente que nos hemos puesto a diseñar, otro montón de gente que escribe, edita, traduce patrones, gente que organiza Kals… en definitiva, se está generando un montón de “riqueza” creativa y colectiva de la cual, no vivimos.

Voy a intentar ir por partes, porque es un tema que puede levantar ampollas y lejos de eso, lo que me gustaría es que entendamos que la producción de contenidos online que tanto nos ayuda (en el caso de los tutoriales), nos divierte (en el caso de los podcasts) o nos inspira, ilustra, guía (en el caso de patrones, blogs, newsletters, ilustraciones…) aunque no nos esté costando nada, no es gratis.

El trabajo de nadie es gratis. Hay dos formas de trabajo: ese que te da de comer y ese que haces porque quizá eres una mente inquieta y creativa y no puedes parar. Los creativos somos así. Solemos tener una fuente de ingresos “x” que puede o no ser satisfactoria y luego, siempre acabamos buscando nuestra realización personal a través de otras vías.

Desde hace mucho tiempo he generado todo tipo de contenidos por los cuales, nunca jamás, me he atrevido a cobrar. ¿Por qué? Por miedo. Intentar ponerle precio a un trabajo que no tiene un título como “carpintero”, “fontanero”, “abogado”, “zapatero”, etc… suele ser complicado y complejo, las dos a la vez.

Nos educan en  una cultura en la cual la creatividad es un hobby pero… ¿quién hace reír al comediante?
La crisis ha traído consigo que la cultura sea un bien de segunda necesidad, además de eso… la democratización de las redes nos pone en una situación de doble filo: la capacidad de promocionar a un precio muy bajo nuestro “trabajo”; pero la incapacidad de venderlo al precio que se merece porque siempre habrá alguien que “lo hace más barato” o, incluso, “lo regala”.

Regalar está muy bien. Pero valorar, esta mejor. Invitar a un café o agradecer  algo es un derecho propio y una acción que uno se da por gusto y por respeto al otro. Por el mismo gusto que yo escribo este blog o hay gente que hace totorales en internet o crea bonitos vídeos con los que pasar el rato o descubrir una ciudad o informarnos para hacer un viaje o elegir un restaurante.

rawpixel-983657-unsplash

¿Verdad  que todas esas cosas las buscamos en internet y las usamos?

Y porque si sabes que el metro no es gratis y que se ha de pagar un servicio de conductor, mantenimiento, limpieza, etc…
No te das cuenta que tu ocio 2.0 tampoco lo es. ¿Te has parado a pensar lo que cuesta producir esos pequeños micro servicios que tanto nos ayudan (y ahorran dinero) a la hora de planificar un viaje,  o hacernos nuestro propio jersey, o aprender hacer una masa para pizza o descubrir simplemente “por qué en ciertas zonas del planeta son más o menos tolerantes a la lactosa”?

Todos estos contenidos que antes estaban bajo el paraguas de revistas, periódicos o libros… teníamos que pagarlos. ¿Te acuerdas que no podías abrir tu ordenador y darle al play y escuchar cualquier disco? Tenías que comprarlo.

¿Te acuerdas cuando no sabías el nombre de un actor y te quedabas horas dándole vueltas? Hubo un tiempo en el que no había Wikipedia.

Quiero invitarte a reflexionar sobre todos los contenidos que consumes a diario y que consumes de manera gratuita. ¿Crees que son gratis?

¿Cuándo ves un video tutorial bien hecho crees que el sonido lo patrocinan “los dioses del sonido”? ¿Cuando tejes un patrón cuánto tiempo crees que lleva diseñar, maquetas y producir ese contenido?

Desde hace un año, consumo muchísimos contenidos online que me han permitido desarrollar en buena parte mi proyecto BELLOTA. Por otro lado, gracias a muchos contenidos online he tenido la oportunidad de formarme y de aprender a mejorar la calidad de mis propios contenidos. He aprendido cosas que cuando tenía 20 años, soñaba con aprender pero sólo estaban al alcance de gente que podía pagar cursos muy caros.

Deestraperlo Presentación Bellotaknits

Foto: Deestraperlo


Hoy, así, un  poco “a sentimiento” quiero hacer esta pequeña reflexión sobre la gratuidad y la calidad de los contenidos online.

Justo esta semana he tomado la decisión de enfrentarme a un “ayuno” y a poner en práctica una “dieta de desintoxicación 2.0” y precisamente por eso, creo que más que nunca me apetece pagar 2€ por los vídeos de Tejer en Inglés o 5€ por ver los bonitos vídeos de Bmandarines y, además, poder descargar sus 2 últimos patrones. 7 euros bien invertidos.

Hoy,  quería explicaros que igual que no quiero pagar 5€ por una camiseta que está hecha por un niño en Bangladesh o por la misma razón que me gusta poder comprar lana teñida a mano de  forma local o comprar en el mercado de los sábados… tampoco quiero tragar contenidos en internet sin digerirlos y sin pensar que vienen dados y que estarán siempre ahí.

¿Os acordáis cuando cerraron Napster? Era como si hubieran quemado la biblioteca de Alejandría a nivel música.

Library
Debemos plantearnos si los creadores que  cada día alimentan nuestra imaginación o nos ayudan a aprender, a crear o a pasar un rato… ¿merecen una pequeña compensación económica que ayude a sus canales de creación a mejorar o simplemente como forma de agradecimiento?

Yo, creo que sí. Y yo creo que PATREON, aunque vaya a levantar ampollas… es una manera muy bonita de ser consciente que el consumo responsable de contenidos online, es posible y no, no es gratis.

Con este mail no pretendo ofender a nadie y espero que os animéis a comentar aquí abajo.

¡Espero leer vuestras opiniones!

*Sé que muchos me vais a decir  que sería una cosa por la cual no podéis pagar. Simplemente pensad que si no podéis pagar una cena os quedáis en casa. Y sí… una vez cada poco, compraremos un  patrón, apoyaremos una de estas cuentas de Patreon, donaremos a un creativo, comprásemos una ilustración… Igual que a hay días que nos damos el capricho de ir a Five Guys, hay días que deberíamos pensar todo lo que consumimos gratis y dar las gracias en forma de 2 eurines de nada a todas esas personas que si mañana desaparecen… ¡yo voy a  echar de menos! La cultura es un lujo pero un día podría ser un recuerdo…

 

Soraya García

Soraya García

knitter in command

 

10 Comentarios

  1. Maite

    Me ha encantado el post y me parece súper valiente y súper necesario. Oleeé tu

    Hay un tema que no tocas y también me parece un temazo. Que a veces el «contenido gratis» en Internet tiene un coste alto por otro lado. Me refiero a que por ejemplo cualquier periódico online gratuito se mantiene gracias a la publicidad. Esto es así. Y al igual que hacen los periódicos grandes lo hacen muchísimos otros medios online. Se mantienen a base de publicidad y patrocinadores. Y eso que en principio no tendría porque ser malo se esta convirtiendo en una cierta perversión de los medios. Todo el mundo anda como loco a la caza del click y se pervierte la información que recibimos. Muchas veces conlleva que esa recomendación o ese artículo no sea todo lo imparcial que debería. O que los medios en vez de tratar temas serios estén como locos publicando artículos con la única intención de que piques y entres. De que des el ansiado click.

    Por otro lado, otros medios han decidido coger el camino contrario y empezar a funcionar con suscripción. Así se pueden mantener, crear contenido de calidad y ser completamente imparciales. Esto creo que también tiene su parte mala, porque solo pueden acceder a ellos la gente que paga. Se crea una especie de gueto cultural que tampoco me fascina.

    Por eso creo que Patreon, la venta de productos propios, o cosas así pueden ser la solución intermedia. No se cierra la información solo unos pocos, pero a la vez si todos colaboramos con «un café» de vez en cuando, estamos apoyando a las personas que hay detrás y subvencionando todo ese contenido de calidad y real tan necesario.

    Lo dicho, genial el post.

    Responder
    • sorayismo

      Estaba dándole vueltas a tocar lo de la «publi» porque, por ejemplo, en el caso de Bellota nuestros patrocinadores son nuestros mecenas y gracias a ellos podemos generar un medio como es la revista. Pero, tan cierto lo que dices del «click del millón de dólares»…
      A ver, otro tema que no toco es el de el precio de la información y ese trabajar constantemente para Google a cambio de… practicamente nuestro alma, pero creo que no es el tema particular.
      El tema de las suscripciones me gusta mucho, también las donaciones en la página o los contenidos «fremium» (mitad free y mitad premium o las opciones de ir subiendo de nível según lo que quieras consumir)… creo que, poquito a poco vamos a crear una cultura de consumo de contenidos consciente y poco a poco recuperaremos la cultura de calidad y no el patrocinio barato. Sé que tu te acuerdas de como empezó el movimiento blog en España y como nos ayudábamos! Y sé que también valoras mogollón ciertos podcast que jo! si a mí me dicen que mañana me cuestan 2euros al mes… ¡los pago ya! SHOW ME THE MONEY! 😛 Gracias por tu comentario, la verdad que me daba miedo tocar el tema y creo que ha sido buena idea!

      Responder
  2. Karen

    El podcast no tejeril que más sigo es Potterless, un chico de 25 años que lee Harry Potter por primera vez. Me encanta. Desde el capitulo 1. Me río, me entretiene y claro, habla de uno de mis temas favoritos. Es ingeniero y el podcast es un hobby, pero abrió Patreon y ahora creo que tiene alrededor de 500 patreons. Gente que confía en lo que hace, que le ayuda a que ese podcast pueda convertirse en un trabajo a tiempo completo.
    Asi era hace 1000 años, ayudabas economicamente artistas para que pudiesen dar su arte al mundo. Y Patreon me parece una oportunidad maravillosa.
    Mucha polemica viene del pensamiento de “Porque te tengo que pagar yo el sueldo? Para grabar un video?”. Lo que creo es que no todos saben mantener un Patreon porque no crean el contenido adecuado, entonces no veo el problema del aprovecharse. Sie abro una cuenta pero no ofrezco nada relevante, no tendré apoyo. No me parece difícil. Pero si, como Belen, creo un contenido interesante y que le gusta a la gente, yo me lanzo, y los que quieran apoyarme me apoyarán.
    Al final siempre caemos en el mismo tema. La creatividad aún no se percibe como un trabajo, sino como bien dices tu, como un hobby.

    Responder
    • sorayismo

      Humm, efectivamente… la cosa no es abrir un Patreon y empezar a hacer caja. La cosa es abrir un «canal de comunicación y saber mantenerlo» y pedir un apoyo. Muchos estoy segura que no consiguen «un sueldo» pero, a veces, se necesita dinero para materiales o cosas con las que seguir produciendo un contenido de calidad. Este año le vamos a dar un empujón a la profesionalización del sector textil 😉 Gracias por estar aquí, Karen ya sabes que es un placer remar contigo!

      Responder
  3. Belén

    Qué interesante, Soraya! Ya sabes que ayer me lancé con el tema y lo mencioné en el podcast. Llevaba unas 3 semanas con la cuenta de Patreon y no me atrevía a mencionarlo porque me esperaba una lluvia de críticas. Unas 20 horas más tarde y todavía no me ha llegado ningún comentario negativo… quizás está cambiando la marea?

    Responder
    • sorayismo

      ¡Estoy muy contenta de que se haya dado esta casualidad! y que con una pequeña conversación hayamos puesto un granito de arena que será montaña en el futuro. 😉 Yo espero que, de vez en cuando, podamos tomar un café de verdad! Eso ya sería… ¡lo más!

      Responder
  4. Sunny Fojas

    me ha encantado este artículo y me parece bueno que se abra este debate.
    Igual que pienso que no es lo mismo la publicidad responsable y cuidada como tenéis en Bellota o en otras cuentas o publicaciones. Cuando veo un anuncio en Bellota sé que detrás ha habido una selección, no lo habéis puesto al tuntún porque vuestra publicación es algo que cuidáis y como se dice en inglés curáis (ese verbo me gusta mucho curate cuidar el contenido)
    Por eso Patreon y plataformas de este estilo que permiten a artistas, crafters y personas creativas ofrecer su talento cobrando al precio que ellos estimen apropiado me parece genial. Pero es como todo, si no pagamos por nada y nos sumamos al veamos programas online gratis, descargate ese patrón o libro gratis de allí no nos damos cuenta que erosionamos y pervertimos el contenido que consumimos. Ojo no digo que las cosas gratuitas sean malas pero sí la cultura del si puedo bajarlo, verlo, descargar gratis un contenido que de otra forma sería pagado que es distinto o el entra a leer que es gratis pero te bombardeo a anuncios en el post tantos que ya no sabes que es anuncio y qué es contenido.
    Hay una frase que me resonaba mucho mientras te leía, lo barato a veces sale caro.
    Porque detrás de ese «gratis» de otras plataformas y apps hay un mercadeo indiscriminado de datos personales que se venden al mejor postor.
    Hay miles de opciones de monetizar cosas en internet, posts con afiliate links, posts sponsorizados de los cuales ahora ya hay que informar de ello, miles de fórmulas y unas mas responsables que otras. Como consumidora también creo que es mi responsabilidad y libertad elegir qué tipo de consumo de contenido hago en este caso quiero tener y hace tiempo que me di cuenta que prefiero canales y plataformas donde yo controlo qué consumo y donde van a parar mis datos y aportaciones. Patreon, kickstarter, Ravelry etc me permite convertirme en mecenas de los artistas y personas que yo elijo, porque no se vive del aire y asi de esta forma apoyo a que se cree más contenido de la calidad que yo he elegido.
    Yo te sigo de hace poco pero ya fan fan refan de tus posts.
    gracias por hacerme reflexionar, reir, emocionarme y crear contenido tan tan curado y currado (cuidado hasta el último detalle punto y coma) gracias!

    Responder
    • sorayismo

      Claro que las cosas gratuitas no son malas. Patreon da la posibilidad de valorar, de donar, de agradecer… A diferencia de lo que piensa la gente con un Patreon no le «pagas su sueldo» a un creativo, le pagas quizá materiales o una parte de lo que invierte en generar un contenido del que disfrutamos cada día y que, de verdad, creo que echaríamos de menos. No consiste en que todo ahora sea pagado… las opciones «fremium» pueden ser muy válidas. Si quieres consumir «un poquito más», pagas una pequeña suma. Recuerdo que en el colegio, cobrabamos un euro en las obras que hacíamos por la tarde… cuando cobrabamos ese euro las representaciones iban viento en popa, cuando eran gratis: la gente se colaba, empezaba a beber cocacolas, a tirarnos papelitos… sólo un euro, les hacían respetar lo que veían, les hacía conscientes de que lo que estaba ahí, tenía un valor. Gracias por tus palabras, es positivo que podamos debatir. 🙂

      Responder
  5. Paula

    Chapó. No puedo añadir nada. En algún momento tendremos que entender que el tiempo y la creatividad de la gente tienen un coste. Y que hay que pagarlo, incluso por egoísmo, para seguir disfrutando de lo que nos gusta. Y en algún momento habrá que asumir que el consumo compulsivo que tenemos ahora no es sostenible. Espectacular artículo

    Responder
    • sorayismo

      Gracias, Pau. Me daba un poco de palo, la verdad hablar de este tema. Por ejemplo, en Bellota necesitamos anunciantes para poder sostener la revista y nosotras mismas, creo que ejercemos de motor publicitario para marcas pero es todo como un batiburrillo… difícil de cuantificar y sistematizar. La democratización de la «publi» se ha convertirdo en un arma de doble filo con la que si no «volvemos» al sistema tradicional de pagar una entrada por ver una peli o pagar un libro como lo hacíamos antes… creo que vamos a acabar teniendo sólo publicidad encubierta o creativos quemados. Supongo que, de primeras, va a ser difícil pagar por algo que nos han estado «regalando» pero… si queremos calidad, no podemos esperar que caiga del cielo, ¿verdad? Gracias por tu comentario.

      Responder

Dejar una respuesta a Belén Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Share This